¿POR QUÉ VIAJAMOS?



Cuando viajo, pierdo la noción de la vida real. En un país desconocido, el desorden y la falta de estructura se convierten en rutina. Al regresar de la expedición, mis costumbres pasadas me parecen extrañas. Mí nueva visión ante el mundo me crea dudas, insatisfacción conmigo y me invita a re-evaluarme. Luego de repetidos viajes, reconozco que es una tendencia en mí: olvidarme de la cotidianidad en el país extranjero y no entender mitad de las cosas que solía hacer a diario al regresar a mi hogar.

No obstante, le saco mayor provecho a la expedición si encuentro una intención antes de conocer una nueva ciudad. ¿Por qué viajo? ¿Estoy insatisfecha con el camino que llevo? ¿Para ampliar la mente y conocer nuevas maneras de ver la vida? ¿Para enfrentarme a situaciones y personas ajenas y así conocerme mejor? He visto que cuando identifico la razón por la que viajo, estoy más clara sobre mi situación actual cuando regreso del viaje. Por ejemplo, si me siento insatisfecha con la monotonía de la cotidianidad, durante el viaje, quizás entienda que lo que molestaba es minúsculo, o que hay personas que tienen una vida mucho más compleja y como quiera encuentran satisfacción en placeres sencillos. Quizás al ver una madre con su hijito de dos años en un autobús público en Colombia entienda que la vida es lucha y debo aceptar la que me ha tocado. O quizás hablando con un mesero en Italia entienda que no se necesita aspirar a tanto para ser feliz. Tomar consciencia sobre porqué viajo hace que la intención sea un pensamiento recurrente durante el viaje. Así mismo encuentro la contestación a mi deseo desesperado de escapar de la realidad. 

Es inevitable el sentimiento de querer volar libremente y no pensar en mis deberes unos días, de hecho, es saludable y justo. Durante el viaje, olvido todo lo que fui y descubro otra parte de mi ser, pero cuando vuelvo a la rutina se enfrentan las dos "yo": la pasada y la presente. Las lecciones que aprendí viajando han cambiado mi personalidad y visión ante la vida mientras que las obligaciones cotidianas siguen vigentes. Debo preguntarme ¿Hasta qué punto debo permitir que mi personalidad viajera cambie la "yo" determinada y organizada? y ¿Cómo mi rutina se vería beneficiada prestándole un poquito más de atención a la viajera que anda libre y loca descubriendo mundos?

15 views
  • Spotify Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon